Make your own free website on Tripod.com

¿Qué es de la vida del osito Teddy? Aparecía en los canales sonriendo, y con vos afeminada comentaba los programas del canal estatal (ATC), enchfado a la TV, era la perfecta compañía del niño urbano. Gerardo era el dueño de ATC. Todo comenzó una noche de frío; el ruso, inspiradísimo, importó miles de ositos Teddy para vender entre los purretes curiosos y hambrientos de tecnología. Cuando el logo del osito aparecía en el margen superior, uno debía enchufar a Teddy, el osezno comenzaba a parlotear. Los videoclubes vendían películas interactivas del osito, la fiebre de Teddy amenazaba a el País... Nadie entiende cómo una idea sublime como aquella pudo haber fracasado tan pero tan rotundamente. Será porque nadie veía (ni ve) ATC, o porque el osito era caro, o porque nadie entendía una sola palabra de lo que decía o simplemente porque era una idea atrozmente estúpida. De todos modos la inversión se habría hecho con fondos del estado. ¿Qué hace la gente que todavía tiene a Teddy en casa? Bueno... usarlo para encender el fuego guardarlo como reliqui y venderlo dentro de 180 años metérselo en postiriore parte spine dorsi y escucharlo hablar En 1996 se terminó de imprimir un libro con testimonios de más de 14 perjudicados: - "Teddy arruinó mi vida, y mi carrera" (Jairo, 55 años) - "Creo que todos llevamos un Teddy adentro nuestro y quiere hablarnos...escuchálo" (María Leal, 53 años) Perseguido, acusado de perversión Teddy-oso (así lo apodaron los eruditos) se exilia en Chile, Gerardo esconde unos en su departamento de San Isidro...y se dice que Nimo sería el último osito Teddy!!!

volver

volver a homepage